¿Cómo puedo rescatar mi plan de pensiones?

Vamos a analizar las importantes novedades que en materia de rescate de planes de pensiones se han adoptado para intentar paliar los efectos económicos negativos derivados del COVID-19.

Estas novedades se recogen en dos normas, que son:

– El Real Decreto-ley 11/2020, de 31 de marzo, por el que se adoptan medidas urgentes complementarias en el ámbito social y económico para hacer frente al COVID-19 (regulación contenida en su Disposición adicional vigésima).

– El Real Decreto-ley 15/2020, de 21 de abril, de medidas urgentes complementarias para apoyar la economía y el empleo (en su artículo 23º) que supone un desarrollo y concreción del Real Decreto-ley de 31 de marzo.

Esta normativa recoge los supuestos excepcionales en los que los partícipes de planes de pensiones pueden hacer efectivos sus derechos consolidados, así como los requisitos que han de cumplirse, la documentación a presentar y otros aspectos relacionados con este tema.

Dividimos las cuestiones tratadas en los siguientes apartados:

1.- Planes afectados

2.- Supuestos que permiten al partícipe solicitar el rescate

3.- Plazo y documentación necesaria para efectuar la solicitud

4.- Importe del rescate

5.- Plazo para la devolución y régimen fiscal

6.- Conclusiones

Procedemos a analizar cada uno de estos apartados.

 

1.- PLANES AFECTADOS

 

Los instrumentos respecto de los que puede solicitarse el rescate son los planes de pensiones, ya se trate de planes de pensiones del sistema individual y asociado o de planes de pensiones del sistema de empleo de aportación definida o mixtos para aquellas contingencias definidas en régimen de aportación definida.

Además, se indica que, respecto de los planes de pensiones de aportación definida o mixtos, los partícipes también podrán disponer, para aquellas contingencias definidas en régimen de prestación definida o vinculadas a la misma, de los derechos consolidados cuando lo permita el compromiso por pensiones y lo prevean las especificaciones del plan aprobadas por su comisión de control en las condiciones que estas establezcan.

Finalmente, también pueden solicitar la devolución los asegurados de los planes de previsión asegurados, de los planes de previsión social empresarial y de las mutualidades de previsión social a que se refiere el artículo 51 de la Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.

 

  1. SUPUESTOS QUE PERMITEN AL PARTÍCIPE SOLICITAR EL RESCATE

 

Los únicos supuestos que permiten al partícipe del plan de pensiones solicitar su rescate son los siguientes:

A) Encontrarse en situación legal de desempleo como consecuencia de un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) derivado de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19.

B) Ser empresario titular de establecimientos cuya apertura al público se haya visto suspendida como consecuencia de lo establecido en el artículo 10 del Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo por el que se declaró el estado de alarma (por tanto, ser titular de cualquier establecimiento que no sea alguno de los siguientes: establecimientos comerciales minoristas de alimentación, bebidas, productos y bienes de primera necesidad, establecimientos farmacéuticos, médicos, ópticas y productos ortopédicos, productos higiénicos, peluquerías, prensa y papelería, combustible para la automoción, estancos, equipos tecnológicos y de telecomunicaciones, alimentos para animales de compañía, comercio por internet, telefónico o correspondencia, tintorerías y lavanderías).

C) Ser un trabajador por cuenta propia que hubiera estado previamente integrado en un régimen de la Seguridad Social como tal y que haya cesado en su actividad como consecuencia de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19.

 

  1. PLAZO Y DOCUMENTACIÓN NECESARIA PARA EFECTUAR LA SOLICITUD

 

3.1. Plazo de solicitud

 

El partícipe podrá solicitar el rescate en el plazo de seis meses contados desde la fecha en la que se declaró el estado de alarma, esto es, el 14 de marzo de 2020.

No obstante, se establece que el Gobierno, a propuesta de la Ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, podrá ampliar dicho plazo, teniendo en cuenta las necesidades de renta disponible ante la situación derivada de las circunstancias de la actividad económica provocadas como consecuencia de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19.

Por tanto, habrá que estar atentos por si finalmente se ampliara en algún momento el plazo de seis meses fijado para efectuar la solicitud.

 

3.2. Documentación necesaria para efectuar la solicitud de rescate

 

El partícipe del plan de pensiones deberá presentar la documentación correspondiente ante la entidad gestora del fondo de pensiones y los documentos requeridos son unos u otros en función el supuesto en el que se encuentre de entre aquellos que permiten efectuar la solicitud.

A) Si el partícipe es un trabajador por cuenta ajena afectado por un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) deberá presentar el certificado de la empresa en el que se acredite que el partícipe se ha visto afectado por el ERTE, indicando los efectos del mismo en la relación laboral para el partícipe.

B) Si el partícipe es un empresario titular de establecimiento cuya apertura al público se ha visto suspendida, presentará declaración del propio partícipe en la que este manifieste, bajo su responsabilidad, que cumple los requisitos exigidos para este supuesto.

C) Si el partícipe es un trabajador por cuenta propia que ha estado previamente integrado en un régimen de la Seguridad Social como tal, o en un régimen de mutualismo alternativo a esta y ha cesado en su actividad durante el estado de alarma, deberá presentar el certificado expedido por la Agencia Estatal de la Administración Tributaria o el órgano competente de la Comunidad Autónoma, en su caso, sobre la base de la declaración de cese de actividad declarada por el interesado.

Por otra parte, si en cualquiera de los tres supuestos mencionados el solicitante no puede aportar alguno de los documentos requeridos, podrá sustituirlo mediante una declaración responsable que incluya la justificación expresa de los motivos, relacionados con las consecuencias de la crisis del COVID-19, que le impiden tal aportación. En estos casos, tras la finalización del estado de alarma y sus prórrogas tendrá un plazo de un mes para aportar todos aquellos documentos que no hubiese podido entregar en su momento.

 

4.- IMPORTE DEL RESCATE

 

El importe de los derechos consolidados que podrá percibir el partícipe será el justificado por el propio partícipe a la entidad gestora de fondos de pensiones, con el límite máximo de la menor de las dos cuantías siguientes para el conjunto de planes de pensiones de los que sea titular:

Primera cuantía: Depende del supuesto en el que esté el partícipe.

 A) Si el partícipe está afectado por un ERTE el importe máximo a devolver será el correspondiente a los salarios netos dejados de percibir mientras se mantenga la vigencia del ERTE, con un periodo de cómputo máximo igual a la vigencia del estado de alarma más un mes adicional, justificados con la última nómina previa a esta situación.

B) Si el partícipe es un empresario titular de establecimiento cuya apertura al público se ha visto suspendida, el importe máximo a devolver será el correspondiente a los ingresos netos estimados que haya dejado de percibir debido a la suspensión de apertura al público, con un periodo de cómputo máximo igual a la vigencia del estado de alarma más un mes adicional, justificados mediante la presentación de la declaración anual del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas correspondiente al ejercicio anterior y, en su caso, el pago fraccionado del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y las autoliquidaciones del Impuesto sobre el Valor Añadido correspondientes al último trimestre.

C) Si el partícipe es un trabajador por cuenta propia que ha cesado en su actividad, el importe máximo a devolver será el correspondiente a los ingresos netos que haya dejado de percibir como consecuencia de la situación de cese de actividad durante un periodo de cómputo máximo igual a la vigencia del estado de alarma más un mes adicional, estimados en los mismos términos que los previstos para el empresario titular de establecimiento (apartado B) previo).

Además, en el caso de los apartados B) y C), el solicitante deberá aportar una declaración responsable en la que cuantifique el importe mensual de reducción de ingresos.

Segunda cuantía: El resultado de prorratear el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM) anual para 12 pagas vigente para el ejercicio 2020 multiplicado por tres en la proporción que corresponda al período de duración del ERTE, al periodo de suspensión de la apertura al público del establecimiento o al periodo de cese de la actividad, según, respectivamente, el supuesto de hecho en el que se encuentre el partícipe. En todo caso, en los tres supuestos el periodo de tiempo máximo a computar es la vigencia del estado de alarma más un mes adicional.

 

5.- PLAZO PARA LA DEVOLUCIÓN Y RÉGIMEN FISCAL

 

5.1. Plazo para la devolución

 

El reembolso deberá efectuarse por la entidad gestora del fondo de pensiones dentro del plazo máximo de siete días hábiles desde que el partícipe presente la documentación acreditativa completa.

No obstante, como excepción a lo anterior, tratándose de los planes de pensiones de la modalidad de empleo, dicho plazo se ampliará hasta treinta días hábiles desde que el partícipe presente la documentación.

 

5.2. Régimen fiscal

 

El reembolso de derechos consolidados estará sujeto al régimen fiscal establecido para las prestaciones de los planes de pensiones.

 

6.- CONCLUSIONES

 

En definitiva, la medida aprobada en virtud de las dos normas analizadas ofrece otra vía alternativa para conseguir liquidez e intentar aliviar, aunque sea muy parcialmente, las graves consecuencias económicas derivadas del COVID-19.

Habrá que ver cuántos partícipes de fondos de pensiones deciden finalmente hacer uso de esta facultad y en qué medida permite aliviar su situación económica, aunque, a priori, es previsible que sea utilizada por un número elevado de los mismos.

 

En Sáez Abogados somos expertos en estas y otras materias afectadas por las novedades legislativas que se están aprobando a causa de la crisis generada por el COVID-19, estando a su disposición para cualquier consulta que pueda necesitar.