acoso

LOS PROFESORES Y LOS ALUMNOS DE MADRID TENDRÁN LA OBLIGACIÓN DE DENUNCIAR EL ACOSO ESCOLAR  

El pasado 2 de enero la Comunidad de Madrid publica el trámite de audiencia e información pública de un nuevo decreto de convivencia en colegios públicos y concertados e institutos de la región que pretende regular la convivencia escolar, concretar los derechos y deberes de los miembros de la comunidad educativa, así como establecer las normas y procedimientos para la resolución de los conflictos en el marco de la autonomía pedagógica de los centros.

Principios generales de la convivencia escolar

El artículo 2 del borrador del mencionado decreto regula como principios inspiradores de la convivencia escolar los siguientes:

a) La inclusión de todos los miembros de la comunidad educativa y el respeto por sus derechos y sus deberes.

b) La participación y la responsabilidad compartida (sociedad, comunidad educativa).

c) El reconocimiento de la labor y autoridad del profesorado, tutores y de los miembros de los equipos directivos en la convivencia escolar y la necesaria protección jurídica a sus funciones.

d) El reconocimiento de las familias en la educación de sus hijos y la importancia de su corresponsabilidad en la construcción de una convivencia escolar positiva.

e) El reconocimiento del importante papel del alumnado en la construcción de una convivencia escolar positiva.

f) La importancia del carácter educativo y preventivo para regular las acciones relacionadas con la convivencia entre los miembros de la comunidad educativa.

g) La autonomía de los centros para definir, impulsar y evaluar su propio marco de convivencia dentro las disposiciones vigentes.

h) El respeto por las normas del centro como marco de convivencia.

i) La integración de la convivencia dentro del proceso de enseñanza-aprendizaje.

j) La coordinación y colaboración entre las personas, órganos, y administraciones para una efectiva labor de construcción de una convivencia pacífica.

k) El compromiso con la prevención y eliminación del acoso escolar y ciberacoso, tanto dentro como fuera de las aulas.

l) La resolución pacífica de los conflictos en situaciones de simetría entre iguales para la mejora de la convivencia en el ámbito educativo.

m) El rechazo de cualquier forma de violencia y la protección de las víctimas.

Regulaciones en el proyecto de decreto

Los centros educativos de Madrid tendrán que informar a la Fiscalía o al organismo correspondiente en función de la gravedad de los hechos si los profesores, personal de administración y servicios de las instalaciones escolares incumplen con su deber de poner en conocimiento del equipo directivo situaciones que presenten indicios de violencia infantil, juvenil o de género contra niños y niñas o mujeres.

Igualmente, los alumnos que no notifiquen episodios de acoso o que puedan poner en riesgo la integridad física o moral de otros miembros de la comunidad educativa cuando sea posible hacerlo sin riesgo propio ni de terceros estarán incurriendo en una falta grave. Esta circunstancia podría suponer desde la privación del tiempo de recreo hasta la expulsión de clase por un plazo de cinco días lectivos.

Además, por primera vez, se tipifica como infracción la difusión por cualquier medio de imágenes o informaciones de ámbito escolar o personal que afecten a los derechos de otros estudiantes o profesores, principalmente el de la intimidad. Asimismo, se considerará falta grave la participación en riñas mutuamente aceptadas y se equiparará el uso de la intimación por parte de los alumnos con el de la violencia, las ofensas graves y los actos que atenten contra el derecho a la intimidad, al honor o a la propia imagen o la salud contra los compañeros, compañeras o demás miembros de la comunidad educativa.

Atenuantes y agravantes a la hora de fijar sanciones

Llegado el momento de determinar la sanción aplicable en el ámbito escolar, se incorporan una lista de atenuantes como la colaboración en el esclarecimiento de los hechos o para la resolución pacífica de conflictos.

Por otro lado, se considera un agravante la publicidad o jactancia relativas a conductas perturbadoras de la convivencia a través de cualquier medio, pero con especial énfasis en los electrónicos (poniendo la vista en la nueva modalidad de acoso entre menores a través de las redes sociales).

Requisar dispositivos electrónicos

Con este borrador existe la posibilidad de que la dirección del centro educativo pueda requisar móviles u otros dispositivos de captación de sonio y/o imagen que hayan sido utilizados para tentar contra la intimidad de las personas o el derecho a su propia imagen. Además, si son constitutivos de delito deberán ser entregados a los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado o al Ministerio Fiscal.

En este sentido, se insta a las familias a fomentar en sus hijos o menores tutelados una actitud responsable en el uso de las tecnologías de la información y la comunicación y a que presenten especial atención y cuidado a aquellos supuestos relacionados con el ciberacoso.

En SÁEZ ABOGADOS contamos con un equipo profesional con experiencia en asesoramiento en el ámbito jurídico-educativo que estaremos encantados de ayudar a los centros escolares a resolver cualquier duda ante cualquier manifestación de acoso y/o ciberacoso, así como a padres o asociaciones de padres de alumnos,  para cualquier cuestión o aclaración al respecto: despacho@saezabogados.com

Raquel Ruiz Magro

Abogada